Compras, tenemos un problema

01-02-2019

Cuando el 13 de abril de 1970 el astronauta Jack Swigert dijo aquello de “Houston, We’ve had a problema here” supongo que tenía en la cabeza cosas mucho más importantes como para pensar que acabada de acuñar una cita célebre. Si bien es cierto que la cultura popular ha acabado modificando la cita original por la de “Houston, tenemos un problema”, el significado sigue siendo el mismo: hay un problema imprevisto y necesitamos soluciones.

Hoy en día, casi 50 años después del origen de la famosa frase, seguro que en el día a día tenemos muchas oportunidades para decirla. La función de compras no es ajena y al final, nos toca lidiar con imprevistos constantemente. El problema es cuando la frase va dirigida a nosotros convirtiéndose en “Compras, tenemos un problema”.

Es triste pero en muchas empresas todavía se utiliza la gestión de compras como un apaga-incendios. Un departamento que está para salvar la cuenta de explotación cuando las ventas y el marketing falla o cuando los cambios del mercado han pillado a la empresa con el pie cambiado y por lo tanto, necesitamos soluciones rápidas (y a veces, milagrosas).

Un buen ejemplo de esto ha aparecido en prensa y redes profesionales de forma insistente: El Corte Inglés lanza un plan de ahorro para reducir sus costes operativos en más de un 20%. No os será difícil encontrar la noticia en Google, pero por si acaso podéis ver uno de esos artículos aquí.

Que una empresa líder como el El Corte Inglés, de la mano de su nuevo Presidente Jose Luis Nuño de la Rosa apueste por gestión costes y compras como parte de su plan estratégico, de entrada suena genial. Y lo es. Pero yendo más allá, como profesional de compras esta situación (ahora ECI, pero se ha repetido en infinidad de ocasiones) me indigna un poco. Se puesta por compras, pero tarde y no en las circunstancias adecuadas, yendo en contra de lo que debe ser una gestión eficiente:

  1. Compras como salvavidas: En el caso de El Corte Inglés ha hecho falta unos resultados desastrosos, un cambio generacional y el riesgo real de hundimiento del negocio frente a los nuevos operadores y hábitos de los consumidores, para que vean en compras un aliado estratégico para llevar a cabo una parte importante de su plan de acción. Y lo mismo sucede en muchas otras empresas.
  2. Cost Killing: Cuando las cosas se ponen feas, se traslada la presión a compras y a los proveedores. Proveedores que posiblemente hayan vivido en la zona de confort durante muchos años llegando a una situación que no hubiese llegado a ser tan crítica si se le hubiese dado a compras el rol transversal y estratégico que debe tener. No digo que no vaya a haber una estrategia para hacer las cosas bien a medio o largo plazo, pero cuando las urgencias obligan a una reducción de costes del 20%, el plan a corto plazo pasará sí o sí por políticas de precio. De hecho, se habla literalmente de “subastar y adjudicar al mejor postor”. Máxima exigencia a Compras en el peor escenario posible para desarrollar su trabajo.
  3. Compras como peón: Aún en un entorno en el que se apuesta por la función y se va a buscar un nuevo “súper controller de compras”, este dependerá de finanzas. El departamento financiero ha sido históricamente “el jefe de compras” porque tradicionalmente se valoraba la gestión de compras en términos puramente económicos (precio / ahorro). Pero en un entorno moderno, compras es una función transversal que tiene impacto directo en el negocio y que se relaciona con todas las áreas de gestión para aportar valor. Finanzas seguirá siendo uno de nuestros principales partners, pero no el único. Por eso, hay que revindicar que compras tenga su sitio en el Comité de Dirección y que reporte directamente a Gerencia, ya sea en una gran organización como El Corte Inglés o en una empresa más pequeña.
  4. Compras, el gran desconocido: Todos los artículos que he leído sobre el tema, hablan de forma positiva sobre la noticia. Es verdad que tal vez no sea un escenario óptimo, pero algo es algo. En cualquier caso, lo que sorprende es que en ningún artículo se haga un análisis un poco más concienzudo de la gestión de compras y de lo que implica una política como la que se ha anunciado, quedándose en la superficie de finanzas / resultados / ahorros.
  5. Un mal ejemplo: Seguramente no afectará a empresas en las que la función de compras es madura, pero que se “publicite” este tipo de gestión puede afectar negativamente a la percepción que se tenga en términos generales de nuestro trabajo. El Corte Inglés es un referente empresarial en España, y el riesgo de que empresas intenten copiar este modelo “porque lo hace ECI” es real. De nuevo, la falta de formación y conocimiento sobre compras en nuestro país nos puede jugar una mala pasada.

Seguramente, detrás de esta noticia y muchas otras similares que se van publicando, hay una política de comunicación bien pensada (mensajes positivos para inversores, preparar el entorno para los proveedores). Pero no puedo evitar enfadarme un poco.

Si algún Director General / Gerente / Presidente lee esto, me gustaría decirle: “Tenga siempre cerca de compras, especialmente cuando las cosas vayan bien. Ahorrará problemas y casi no tendrá que decir lo de “Compras, tenemos un problema.

Artículo por Jairo Ramos, Alumni MIP de la promoción 2016-17.


ÚLTIMOS POST DEL BLOG

Calendario Aulas Técnicas 2019-2020
Oferta formativa Curso 2019-2020

Contacto
  • Via Augusta, 390, 08017
    Barcelona, España
  • +34 932 672 008
  • De lunes a jueves de
    9:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00
    (viernes hasta las 16:30)
© 2019 IQS EXECUTIVE | AVISO LEGAL