Compras VS Cazafantasmas

27-10-2018

Recuerdo de niño ver con fascinación, una y otra vez, las películas de los Cazafantasmas. Me encandilaba todo el contenido relacionado que apareció durante los 80: dibujos animados, juguetes, cromos, comics, videojuegos… Quería ser, como casi todos mis amigos, un Cazafantasmas: científicos locos que luchaban contra monstruos y fantasmas armados con cañones láser. Era imposible pedir más.

Pero el tiempo pasa, las cosas cambian y uno madura (no mucho, la verdad). Y habiendo pasado el tiempo, pensando en mis anhelos infantiles, me di cuenta de que casi, por muy poco, no cometo el error de cumplir ese sueño de infancia. Me explico:

El nombre original de los Cazafantasmas era “Ghostbusters” y así, dicho en inglés se parece mucho a un término que para muchos, profanos en la materia, podría ser sinónimo de compras: “Costbusters”. Por eso, cuando tuve la suerte de caer en el mundo de las compras, cuando me enamoré de la profesión y cuando decidí ayudar, por poco que fuese, a la divulgación de la función, corrí el riesgo (por un par de letras de margen) de convertirme en aquello que quería ser de niño. Y ahí es donde me alegro de haber tomado algunas decisiones profesionales que me han ayudado a valorizar mi trabajo y no convertirme en un mero cazador de costes (entre ellas, haber hecho el MIP).

¿Y qué problema tiene ser un “Costbuster”? Pues principalmente que ese término o cualquier otro que se le asemeje, aleja a la función de compras de lo que realmente es o debería ser. Un enfoque puro y duro en el coste es, a mi parecer, minimizar y desprestigiar una profesión que cada vez debe aspirar a ser más estratégica, transversal y radical para con los objetivos de la empresa.

Pero por desgracia, hay muchos (incluso de dentro de la profesión) que todavía ven las compras como una herramienta para machacar proveedores y da igual que sea con cañones láser o a machetazos: lo que esperan es que vayamos a cazar gangas.

Uno de los elementos más populares de los Cazafantasmas fue el éxito copuesto por Ray Parker Jr. en 1984 y que sirvió como main theme de la franquicia. Creo sinceramente que la letra de aquella canción, con un par de cambios, podría convertirse en el himno de muchos directivos que ven en compras un flotador para rescatar los resultados cuando las cosas van mal. Podría pasar a ser algo así:

“If there's something strange in your neighborhood profit account
Who you gonna call? (Ghostbusters Costbusters!)
If there's something weird
And it don't look good
Who you gonna call? (Ghostbusters Costbusters!)”

Ahí es donde radica el principal riesgo de convertirnos en “Costbusters”: desperdiciar el potencial de una de las profesiones que más se revaloriza y que más ha evolucionado (para bien). Acabar siendo aprovisionadores y negociadores de precios a quien la Dirección solo presta atención cuando las ventas van mal o hay problemas.

Lo he visto muchas veces: empresas que no dan importancia a las compras en época de vacas gordas y cuando llegan mal dadas: costes, costes y más costes. Y ese es un grave error de dirección. Sin previsión seguramente no habrá estrategias bien definidas, ni la formación necesaria ni los recursos adecuados para voltear la situación. Por eso, una de mis máximas en compras es: la mejora de los costes nunca debe ser el objetivo sino la consecuencia de una buena gestión.

Compras no está para rascar cuando las cosas van mal. Estamos para, construir, crear, innovar, definir estrategias y relaciones sostenibles con proveedores para, precisamente, evitar que las cosas vayan mal. Somos, por así decirlo, mucho mejor remedio preventivo que paliativo.

Si ya tenemos la valoración y la posición adecuada dentro de la organización exijamos la formación, herramientas y recursos necesarios para desarrollar estrategias de éxito a corto, medio y largo plazo. Acompañemos el éxito de la empresa y preparémonos para cuando la situación se complique. Y si compras todavía no tiene el status necesario en nuestra empresa, luchemos para conseguirlo a base de trabajo duro, una gestión eficiente y a políticas de hechos consumados.

Por nuestro bien profesional, en beneficio de nuestras empresas y por el futuro de la función de Compras, digamos “No” a ser Costbusters.

Artículo por Jairo Ramos, Alumni MIP de la promoción 2016-17.


ÚLTIMOS POST DEL BLOG

Calendario Aulas Técnicas 2019-2020
Oferta formativa Curso 2019-2020

Contacto
  • Via Augusta, 390, 08017
    Barcelona, España
  • +34 932 672 008
  • De lunes a jueves de
    9:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00
    (viernes hasta las 16:30)
© 2019 IQS EXECUTIVE | AVISO LEGAL