Lean Management en laboratorio de calidad

30-04-2018

Origen y aplicación de la filosofía Lean

La filosofía LEAN, fue diseñada, promovida y desarrollada a partir de mediados del siglo XX y aplicada inicialmente en el entorno industrial y operativo de la multinacional japonesa Toyota. Su aplicación ha permitido que, en todos estos años, el sector haya experimentado una mejora radical tanto en la calidad, como en la eficiencia y en el servicio. La base de su filosofía es gestionar el cambio en las organizaciones para orientarlas hacia “la cultura del valor”. Todo aquello que no lo aporta es considerado “desperdicio” (muda en japonés) y debe ser minimizado o eliminado. El despliegue de esta filosofía ha cristalizado en una serie de principios y políticas de actuación y un conjunto de metodologías y herramientas realmente efectivas para conseguirlo.

A partir de los años 70 y 80 comenzó a generarse la tendencia a extender la filosofía a otras áreas, primero la logística y después las empresas de servicios, y las oficinas, adaptando las herramientas disponibles a estos nuevos entornos. Hoy en día incluso podemos oír hablar o ver escritos referidos a “lean health, care”, “lean printing” o lean retail” como nuevos entornos o sectores en los que ha sido posible adaptar esta filosofía con éxito. Sin embargo, el conocimiento del potencial de Lean y su implementación en laboratorio de análisis no suele ser muy alto.

 Lean Lab: facilita los procesos en el laboratorio

La actividad de los laboratorios de análisis suele ser compleja ya que es un departamento de servicios con múltiples cliente y flujos de trabajo, en que el factor tiempo y aprovechamiento de recursos humanos e instrumentales es fundamental. Pero ha llegado el momento del “Lean Lab”.

Hoy en día ya es posible disponer de un conjunto de herramientas prácticas y muy potentes para organizar los flujos de trabajo del laboratorio, identificar el desperdicio de recursos, diseñar la forma de eliminarlo o minimizarlo y, de esta forma, incrementar mejorar drásticamente la productividad y el servicio de la actividad.  El resultado final es que el laboratorio dispone de procesos más robustos, que permiten que los técnicos trabajen con menor incertidumbre, más seguros de estar haciendo lo correcto en cada momento y que sus stakeholders, es decir, todos aquellos profesionales y departamentos que de una u otra forma se benefician del servicio que presta, estén mucho más satisfechos.

Dr. Antoni Díaz (Director del Master en Dirección de Calidad)


ÚLTIMOS POST DEL BLOG

Calendario Aulas Técnicas 2019-2020
Oferta formativa Curso 2019-2020

Contacto
  • Via Augusta, 390, 08017
    Barcelona, España
  • +34 932 672 008
  • De lunes a jueves de
    9:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00
    (viernes hasta las 16:30)
© 2019 IQS EXECUTIVE | AVISO LEGAL